Galería Abierta Rejas de Chapultepec



Arte & Cultura Grupo Salinas, fiel a su compromiso de rescatar y conservar las tradiciones y memoria fotográfica de México, une sus esfuerzos a los de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México para ofrecer la exposición  Día de muertos. Ritos y tradiciones, al público que diariamente transita por el Paseo de la Reforma en el área del Bosque de Chapultepec.

En México, el Día de Muertos se celebra con un fervor poco común. Las familias decoran altares domésticos con papel picado y depositan en ellos ofrendas y alimentos para dar sustento a las almas que regresan por unas horas al mundo de los vivos. Alrededor del retrato del finado, colocan flores de cempasúchil y veladoras, para alumbrar el camino hacia su antiguo hogar; frutas, calabaza en tacha, agua, atole, pulque, mezcal y sus platillos preferidos; calaveras de dulce, pan de muerto, y también cigarros si era fumador, o bien juguetes si el muerto era un niño; queman incienso y copal. Parientes y amigos acuden al panteón para decorar la tumba de sus difuntos con flores y veladoras; traen música, cantan, rezan, comen y beben entre las lápidas.

Por considerarlas “una de las expresiones culturales más antiguas y de mayor fuerza entre los grupos indígenas del país”, en 2003 la UNESCO  declaró “las fiestas indígenas dedicadas a los muertos” de México “Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad”.

El culto a la muerte entre los pueblos mesoamericanos se remonta a la época precolombina; cada grupo originario tenía su calendario festivo dedicado a celebrar la vida y la muerte de todo lo que lo rodeaba. Existía desde entonces la práctica de conservar los cráneos de las personas fallecidas, para exhibirlos durante los rituales de muerte y renacimiento.

En el siglo XVI, los evangelizadores cristianos se esforzaron por fusionar las celebraciones rituales de los nativos con las conmemoraciones católicas de Todos los Santos y los Fieles Difuntos (1 y 2 de noviembre), favoreciendo así el sincretismo religioso que perdura hasta nuestros días.

La exposición Día de muertos. Ritos y tradiciones, se exhibirá en la Galería Acuario de las Rejas de Chapultepec del 21 de octubre al 1° de diciembre, e incluirá 58 fotografías reproducidas en gran formato. En estas imágenes se podrán apreciar escenas, personajes y objetos que reflejan la relación que, desde niños, los mexicanos entablamos con la muerte, y nuestra peculiar manera de conectar la vida terrenal con el mundo de los muertos.

Las fotografías originales reproducidas en esta exposición pertenecen a la Colección Ricardo B. Salinas Pliego. Se trata de tomas realizadas entre los años 1950 y 1960 por destacados fotógrafos, como Luis Márquez, Nacho López, Doris Heyden, Héctor García, Marilu Pease  y Ruth Lechuga, entre otros.

Para el habitante de París, Nueva York o Londres, la muerte es la palabra
que jamás se pronuncia porque quema los labios.
El mexicano, en cambio, la frecuenta, la burla, la acaricia, duerme con ella, la festeja,
es uno de sus juguetes favoritos y su amor más permanente.

Octavio Paz, El laberinto de la soledad

 

slider_home

Galería