En 1967, con motivo de la celebración de los Juegos de la XIX Olimpiada que se celebrarían al siguiente año en México, el Arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, Presidente del Comité Organizador de los Juegos, mandó a hacer al taller Elementos Arquitectónicos –a cargo del maestro Mario Cirett, dos figuras inspiradas en los tradicionales Judas. Éstas fueron enviadas a Estados Unidos como parte de la promoción de los Juegos. La idea de los judas actualizados prosperó, y tal vez fue una de las participaciones más directas de Ramírez Vázquez en el diseño de las olimpiadas.

Las piezas, realizadas en fibra de vidrio con armazón metálico, representaban a atletas de cada uno de los deportes olímpicos y se colocaron frente a las áreas de acceso a las instalaciones deportivas que alojaron las competencias de halterofilia, equitación, natación, gimnasia, atletismo, esgrima, lanzamiento de bala, tenis, hockey, ciclismo, etc.

El judas que representó al hockey es la única escultura que se conserva desde esa época, y gracias al donativo otorgado por Grupo Salinas, a través de Arte & Cultura Grupo Salinas, será exhibida como parte de la muestra dedicada al 50 aniversario de los Juegos de la XIX Olimpiada, y también se mostrará en el marco de World Design Capital CDMX 2018 y Design Week México 2018.

mecenazgo

Galería